Crónicas Gabarreras 13
 Crónicas gabarreras:   Inicio > Los Artistas > Entre pinos y majadas (Raquel Casas Nogales)  


Foto: Crónicas Gabarreras

Valsaín tiene fama de ser un sitio hermoso,
por sus montañas, sus fuentes y el bosque frondoso,

Nobles y reyes, damas y clero,
a esta hermosura todos sucumbieron,
y con palacios, puentes y conventos este pinar enlucieron.

Pero fue el pueblo llano el que conservó este pinar,
clareando el bosque y limpiando leñas
y dejando a los pimpollos germinar

Llamábanse gabarreros, hombres fuertes y aguerridos,
que con su hacha y su caballo, sorteaban penas y castigos.

Los gabarreros conocían cada rincón del pinar,
todas las fuentes y senderos, y a cada pájaro en su piar.

Pero hay otros hombres que también modelaron este pinar,
son los pastores trashumantes,
que con sus ovejas y romances, a la llegada de las flores,
poblaban el pinar.

Repartían las ovejas por los cuarteles, cada uno con su "majá":
Majalapeña, Majada del Tío Blas, Majada Hambrienta, del Tío Aranguez
...las más famosas del pinar.

Por el día buscaban los verdes prados, a la sombra del pinar.
Al mediodía el sol aplana, las ovejas sestean ya.

Los pastores se reúnen en las fuentes, es el agua del pinar,
los que más añoran en invierno y estos ratos conversar.

A la noche las ovejas se recogen, es la hora de dormir,
para ello los pastores tienen manto de las estrellas de Valsaín.

Ya llega la nieve, el otoño está aquí.
Por las veredas y cordeles se despiden de Valsaín.

Raquel Casas Nogales.

©Pedro de la Peña García | cronicasgabarreras.com